territorio

Los alrededores

Los dueños están a disposición para sugerir a sus invitados los varios itinerarios de seguir al descubrimiento del territorio y transcurrir un día completo sumidos en la naturaleza.Además de las clásicas destinaciónes,invitan a alcanzar lugares menos conocidos aunque son algo notable,como pequeños burgos y villas seculares.

Montecarlo

Montecarlo, debe su nombre al príncipe de Bohemia, Carlo, hijo del rey Giovanni y futuro Carlos IV, coronado emperador del Imperio germánico en 1346, que con su ejército expulsó a los florentinos que se habían establecido en Lucca y en el campo de los alrededores . El antiguo pueblo de Vivinaia fue completamente destruido y se decidió construir un nuevo pueblo, adyacente a la Rocca, que recibió el nombre de Mons Karoli, Monte di Carlo, en honor y en memoria del joven príncipe de Bohemia. El municipio de Montecarlo se encuentra en la provincia de Lucca y su territorio tiene una extensión de 1559 hectáreas y una población de alrededor de 4.335 habitantes. El casco antiguo, bien conservado y aún rodeado por las espléndidas murallas de la ciudad, se encuentra en una colina aislada, a una altura de m. 163 s.l.m. El pequeño pueblo de Montecarlo está equipado para la prestación de servicios: pro-loco, comida, enotecas, restaurantes, banco, farmacia, guardia médica y ofrece durante todo el año varios eventos históricos, culinarios, enológicos y de espectáculo. La Via dell'Olio y el vino DOCG con sus granjas son testimonio de la importancia del vino blanco y rojo de Montecarlo y de los muchos productos en cero km.

Montecarlo está a 15 km de Lucca y Montecatini Terme, a unos 40 km de Pisa y Viareggio, a 60/70 km de Florencia, Livorno, San Gimignano, Volterra y Certaldo, a unos 100 km de Siena y La Spezia y a 140 km de Arezzo. También en los alrededores, se celebran regularmente los mercados de antigüedades: en Lucca el tercer sábado y domingo de cada mes, en Altopascio el segundo domingo de cada mes, en Pescia el cuarto domingo del mes y finalmente en Arezzo el primer fin de semana del mes.

Siempre desde Montecarlo hay la posibilidad de recorrer la Via Francigena en coche siguiendo esas etapas: Montecarlo – Altopascio – Ponte a Cappiano – San Miniato Alto – Gambassi Terme – San Gimignano – Monteriggioni – Siena.

Collodi y las Villas de Lucca

a tan solo 15 minutos

Llegamos en Collodi, la ciudad de Pinocchio, con su parque y la Villa Garzoni. Muy cerca se encuentra el antiguo pueblo de San Gennaro, felizmente posicionado a 300 metros sobre el nivel del mar, la característica y antigua Pieve se encuentra en la parte superior de la ciudad, dedicada a San Gennaro di Asilatta, donde se encuentra al interior el Angel Annunziata, atribuido a Leonardo da Vinci, trabajo juvenil. Siguiendo por la cresta de los Apeninos y siguiendo las indicaciones, se encontrará con varios Ville Lucchesi, residencia de verano de los mercantes de Lucca de 1500: Villa Torrigiani, Villa Mansi, Villa Reale, Villa Grabau y el bonito pueblo de Matraia y desde allí continuar hasta 1000 metros de altitud la meseta de Pizzorne. No es raro encontrar parroquias e iglesias románicas, que se remontan a las primeras construcciones entre el año 800 y 1000, como la iglesia de Segromigno in Monte y muchas otras.

La Valleriana y las 10 Castellas

a tan solo 20 minutos

Este valle se llama también Svizzera Pesciatina, debido a su paisaje exuberante. En esta región, entre colinas y crestas, inmersa en bosques de castaños y robles, se esconden diez pueblos pequeños, llamados Castella, todos estos pueblos antiguos tienen un patrón bien definido: todos están protegidos por muros y una atalaya, que con el tiempo ha visto cambiar su función en una vivienda o en un campanario. El nombre Castella evoca la apariencia original, en la mayoría de los casos perdida. Después de pasar el museo Carta encontramos el primer Castella, Pietrabuona, después del cual el valle se divide a lo largo de las dos ramas del río Pescia, en un lado Sorana, Medicina, Fibialla, Aramo en el otro lado San Quirico, Stiappa, Pontito, Castelvecchio y Vellano capital histórico.

La Cueva del Viento y la Eremita de Calomini

a tan solo 50 minutos

La Cueva del Viento para su sistema de cuevas, que se desarrolla dentro de Pania Secca, es un tesoro del parque de los Alpes Apuanos. Se puede llegar a la cueva a partir de Gallicano, a través de una carretera de montaña que pasa por el pueblo de Fornovolasco. La cueva tiene orígenes kársticos y las hermosas esculturas de su interior son el resultado de la lenta deposición de carbonato de calcio. Hasta la fecha, los itinerarios turísticos son 3. Se está preparando un cuarto itinerario, semi-espeleológico. Más adelante, en Vergemoli, cerca de un acantilado tallado en la roca alrededor del año mil, se encuentra la Eremita de Calomini, un lugar encantador y fascinante, construido por ermitaños. Hoy, destino de peregrinaciones, tradicionalmente en el mes de mayo, para venerar la Madonna della Penna, una estatua de madera de sauce. La roca viva todavía es visible en el presbiterio y en la sacristía. Abierto en verano.

La Val di Lima

a tan solo 45 minutos

La primera parada hacia Bagni di Lucca es el Ponte della Maddalena, que data de 1115. Su construcción audaz también lo ha hecho conocido como el "Ponte del Diavolo". Continuando hacia el norte se llega a Ponte a Serraglio y Bagni di Lucca. Conocido por sus baños desde la antigüedad, a partir de 1500 fue un destino para distinguidos invitados: diplomáticos, filósofos y escritores. Numerosos británicos, a quienes debemos la primera Iglesia Anglicana en Lucca y el cementerio. Continuando por la carretera estatal de Brenner hacia Abetone, los desvíos permiten llegar a varios pueblos una vez despoblados, pero que están renaciendo gracias a los amantes de la tranquilidad y la naturaleza. En el lado izquierdo de Lima: Brandeglio, Casabasciana, Crasciana, Casoli y Lucchio. En el lado derecho: Cocciglia, Limano y Vico Pancellorum. Para nadar y rafting: localidad de Scesta en el torrente de Lima o el cañón de Orrido di Botri.